Cuando me dicen que ya estoy demasiado mayor para hacer una cosa, me apresuro a hacerla enseguida. (Pablo Picasso).


A traves de estas paginas, estarás asistiendo al nacimiento de un proyecto iniciado con enorme ilusión,  trabajando durante meses para que al fin puedas ver reflejadas mis inquietudes, propuestas, opiniones etc. Y que todo esto pueda servir de ayuda a personas como tu.
Algunos de nosotros, una vez alcanzada esa edad en la que podemos retirarnos de nuestras obligaciones laborales, hemos decidido dedicarnos a actividades que quizás siempre quisimos hacer pero para las cuales no tuvimos tiempo, porque estábamos muy ocupados ganándonos el pan de cada día.
Porque cada persona tiene derecho a decidir como quiere vivir esta nueva etapa de su vida. Una etapa que hay que afrontar no como el ocaso sino como la culminación de la vida, como la oportunidad de encontrar los aspectos positivos de este periodo más allá de las limitaciones de cada uno y en donde la persona pueda reflexionar serenamente sobre su vida. Lo importante es que cada uno de nosotros decida como quiere vivirla sin importarle los “perfiles” que la sociedad ha definido de antemano para los mayores.
Sin duda, se trata de una experiencia individual y cada persona la vive según su situación particular, en la que intervienen diversos elementos como su estado de salud, el económico, el tener o no tener apoyo por parte de familiares o amigos, etc.
En el mundo actual que vivimos, el mundo del mayor se caracteriza cada vez más por un modelo de naturaleza autónoma y activa.
Hacerse mayor es un proceso ineludible. Lo deseable es llegar con calidad de vida. Es decir, rodeado de las condiciones materiales, afectivas y emocionales qué le brinden a la persona una armonía, un equilibrio tanto en lo económico como en lo psicosocial.
Nosotros como ciudadanos debemos hacer los esfuerzos necesarios para romper viejos esquemas y lograr cambios significativos. Está en la propia naturaleza del ser humano la posibilidad de construir un mundo mejor, creando las condiciones que permitan modificar aspectos presentes en nuestra sociedad y que en nada favorecen a la imagen que la misma tiene de sus mayores.
Ahora solo nos toca reflexionar y valorar cual puede ser nuestro aporte a nivel individual.