Las presiones de las electricas


Las eléctricas presionan a sus clientes para que acepten los nuevos contadores “inteligentes”

Como cuenta El Confidencial Digital y le hemos facilitado desde el Bufete Almodóvar & Jara, las compañías eléctricas están enviando cartas a sus clientes advirtiéndoles de que, si no permiten el acceso a los técnicos para sustituir sus aparatos por los nuevos contadores “inteligentes”, suspenderán el suministro.

El post se titula O cambia al nuevo contador eléctrico o le corto la luz y hace justicia a lo que están haciendo estas empresas. Para muestra un botón. Aquí tenéis íntegra una de las cartas de la compañía eléctrica Iberdrola a un cliente advirtiéndole del corte de la luz si no facilitan el cambio al contador de telegestión.
Podéis leer:
De impedirse nuevamente el acceso al equipo de medida en la próxima visita antes señalada, nos veremos obligados a resolver el contrato de acceso de su titularidad y en consecuencia, a suspender el suministro eléctrico“.
Parece una amenaza en toda regla.
La instalación de los nuevos contadores de telegestión, que emiten a distancia los datos de consumo (y otros más que pueden poner en riesgo la confidencialidad de los datos personales) preocupa a las eléctricas pues no van a la suficiente velocidad de cambio y eso que han recibido la ayuda gubernamental (el cambio de contadores se hace por decreto ley, sí o sí, vaya).
Las empresas, cita el confidencial:
no pueden esperar hasta 2018 para cambiar todos los contadores de golpe. El despliegue tiene que ser progresivo y hay realizarlo por zonas. Esa situación explica el envío de estas ‘cartas informativas a los clientes’, como denominan los escritos”.
Las eléctricas tienen que instalar más de 25 millones de contadores en toda España en los próximos cuatro años y el Ministerio de Industria ha exigido a las compañías que para finales de este año deben haber sustituido, al menos, el 35% de la cifra total.
Iberdrola, por ejemplo, tiene que llevar a cabo el cambio de 10 millones de aparatos. Hasta el momento, han instalado alrededor de 2,5 millones, según fuentes de la propia compañía. Al final de este año deberán haber sustituido, por tanto, un millón más como mínimo. Quizá sean las prisas las que les lleva a cometer el error de amenazar a sus clientes, los que mantienen a la empresa.
De manera maquiavélica, Iberdrola está desplegando estos días un ejército de comerciales (algunos llevan anuncios que entregan casa por casa buscando más mano de obra, como ha podido comprobar en persona quien esto escribe) para intentar “fidelizar” clientes ante el penúltimo cambio de tarifas aprobado el 1 de abril pasado.
Kafkiano: ofertan rebajas en el consumo a unos clientes a los que a su vez amenazan con cortar el suministro si no ceden al chantaje de los contadores “inteligentes”. Qué poco inteligente y cuánta falta hace abrir el mercado, que entre aire nuevo, que este sector no tenga lo que son en la práctica monopolios.
Via: www.migueljara.com