Demolición de un Estado Social


La destrucción del sistema social en el que vivíamos ha sido sistemática, programada e inapelable. La primera gran andanada se produjo en febrero de 2012, apenas iniciada la gestión, con la Reforma Laboral. 
 
Quienes acusan a Mariano Rajoy de ser tonto, decir insensateces o “no haber tomado la medicación”, confunden conceptos con tierna ingenuidad. Se puede ser mediocre, acumular muy escasa cultura y curiosidad intelectual, poseer incluso poco criterio en asuntos generales y tener muy claro el objetivo de sus esfuerzos. Existen numerosos ejemplos de este tipo de personalidad, en la historia de España en particular. Mariano Rajoy sabe perfectamente lo que hace: lo que se propuso, ha conseguido destruir el Estado social y el modelo de convivencia que teníamos, en apenas dos años y medio. Un maestro con la piqueta. Va quedando menos tiempo y como, a tenor de sus actuaciones, el Parlamento le sobra, ha comenzado a esprintar.

En el último Consejo de Ministros, el 5 de Julio, el gobierno llegó al colmo del abuso del Decreto Ley al aprobar de golpe decenas de medidas sin pasar por el Congreso. El Decreto Ley está previsto, según la Constitución, solo para casos de “extraordinaria y urgente necesidad”. Ni siquiera existe en los países con gran tradición democrática, y, cuando como Obama estos días se utiliza, piden excusas. Pero el equipo de Rajoy lo ha usado con profusión hasta llegar a este macropaquete de 172 páginas del BOE, como si hubiéramos sufrido el impacto de un meteorito de monumentales proporciones y hubiera que hacer frente a graves emergencias. Entre el sinfín de medidas, hay algunas de tan extrema y perentoria necesidad como privatizar el Registro Civil. Y de paso privatizar nuestros datos para que el Libre Mercado, o quien sea, tenga una sólida base de información. Y casi nadie se ha inmutado, eso es más alarmante aún. Algunos sí, calificando los hechos de “ escándalo democrático”. Lo es. 
Curiosamente, mientras leía esta noticia, los informativos irrumpieron con la vomitona propagandística de Rajoy en FAES que los medios compraban sin rechistar. Vivimos, con su gestión, en el mejor de los mundos. La sanidad es hoy más universal que nunca. No ha acabado con el Estado del Bienestar, sino que lo ha potenciado. Más aún, en España, gracias a él, disponemos de uno como no lo tiene casi nadie en el mundo. A Rajoy no le importa pasar ni por tonto ni por mentiroso -lo revierte  a su favor-, sabe a quién dirige sus palabras. Con asegurar los votos precisos para ganar, el resto no cuenta. Nada, ni nadie cuentan, solo sus fines y los de los suyos. Y eso lo viene cumpliendo con la máxima eficacia. Inigualable.
La demolición del sistema social en el que vivíamos ha sido sistemática, programada e inapelable. La primera gran andanada se produjo en febrero de 2012, apenas iniciada la gestión, con la Reforma Laboral. Un año después 691.700 personas habían engrosado el paro y se habían destruido 850.500 puestos de trabajo, según la Encuesta de Población Activa (EPA). El número de personas ocupadas se había precipitado a mínimos, al nivel de 2002. Y así siguió. 
 Todavía padecemos hoy más paro que cuando Rajoy llegó al poder, pero el gran objetivo se ha cumplido: todo el trabajo en España se ha degradado y ya es  “competitivo”, ya proporciona los beneficios necesarios a quien los tiene que tener. Somos la mano de obra barata, tirada, que ya ha descendido a rivalizar con la de los países en desarrollo. Es suprimir derechos laborales, regalar el despido y rebajar los sueldos como no suele tolerarse. Por mucho que quieran creer a Rajoy, todos cuantos hoy cobran menos que hace 4 ó 5 años mantendrán siquiera alguna duda. Un titular encantador resumía la paradoja: “Los salarios vuelven a bajar en el primer trimestre [2014] pese a la recuperación”. Sí, y los ricos son cada vez más ricos, sorprendente ¿eh?
 Rajoy, de la mano de Fátima Báñez, ha convertido en basura el empleo en España. Hemos llegado a la profunda anormalidad de que los contratos indefinidos y a tiempo completo ya no sean mayoría, como lo eran. Temporales y por horas ¿quién organiza así su vida? Trabajar ya no da para vivir, ya no saca de la pobreza. Por algo nos encontramos con la aberración de tener a un tercio de los niños españoles con necesidades incluso alimenticias. Hablamos de desnutrición (la de los niños) y de hambre (de los padres por quitárselo ellos para dar de comer a sus hijos) ¿Cómo se atreve a presumir de nada Rajoy? ¿Cómo se atreven a amparar los medios sus mentiras no aportando los datos completos? Esa indiferencia ante el daño causado aumenta el agravio.
 El siguiente paso fue empezar a desmontar la sanidad y la educación públicas. Con enorme prisa, con decisión. No les tembló la mano, no. Los prepuestos de 2013 -presentados en Abril de 2012 para no perjudicarse en las elecciones andaluzas- les daban fuertes tajos a ambos conceptos. Pero es que 6 días más tarde, añadieron 10.000 millones de merma. 28.500 empleos ha perdido la sanidad española. 24.000 profesores en los colegios, 8.000 en las universidades públicas.  Cifras récord, desconocidas en España, y solo entendibles si nos hubieran caído encima miles de obuses.  Así ha sido. Rajoy dice mantener en España un Estado del Bienestar como pocos. Siempre muy modesto, solía situarse 6 o 7 puntos por debajo de la media europea, a años luz de los países nórdicos, Francia o Alemania. Zapatero lo incrementó ligeramente, ahora no quedan ni los restos y menos dejarán si pueden. 
El copago en dependencia crece un 68%... desde la crisis, nos vuelve a contar una noticia. No, todos los repagos parten de Ana Mato, otra de las ejecutoras de Rajoy. Los mismos que han llevado a pensionistas y parados a tener serios problemas para re-pagar medicamentos y por tanto se ven privados de elementos esenciales para su salud. Para dos años y medio de labor, no se puede pedir más.
 El PP que comanda Rajoy reúne una explosiva amalgama: derecha aguda e integrismo religioso, una falta de escrúpulos de dejar atónitos, ultraliberales en lo económico y con acentuadas dosis de populismo y manipulación. Son los perfectos representas del “padre estricto”, autoritario y paternalista, que definía George Lakoff en “No pienses en un elefante”. Él, ellos, saben lo que hacen. Reconstruir lo devastado por Rajoy será muy costoso. Añadamos las privatizaciones y ventas de saldo de cuanto era nuestro o el insostenible palo asestado a la investigación, al futuro, al modelo de país. Épica labor… si llega la ocasión. Porque ¿cuánto tardará en decir que la democracia ha alcanzado con él la cota del ideal soñado? ¿Se atreverá a alguna “reforma” más para que nadie, a través de “sorpresas” en las elecciones, tuerza la misión que parece creer le ha reservado la Historia?
Leer más...

Diez temores sobre el comunismo


Diez temores sobre el comunismo que el capitalismo ha hecho realidad

Lo han conseguido. Lo que en los años 50 y 60 nos daba miedo de los ‘rojos’, ahora está sucediendo en plena crisis del sistema capitalista. Vaya panorama, ¿eh? La economía de mercado nos ha llevado donde decían que nos iba a llevar el temible comunismo con sus cuernos y su puntiagudo rabo. Hambre, miseria, corrupción… De todo un poco. Y no hablamos de Cuba o de la URSS – que igual también -, sino de España en pleno siglo XXI.
¿No te lo crees? Pues haz repaso, que lo tenemos todo. Uno a uno, los temores que durante la Guerra Fría se instalaron en el bloque occidental se han ido haciendo realidad. Y no precisamente por culpa de Stalin, Fidel Castro y Santiago Carrillo. Mirad, mirad…

La gente pasará hambre
Casi tres millones de niños viven en riesgo de pobreza en España. Si viajásemos al pasado y le enseñáramos esta noticia a un ciudadano de los años 50, pensaría que el comunismo y su asombrosa capacidad para dejar a la gente sin sustento se han instalado en nuestra bella y gran nación. Pero no, esto es consecuencia de la mayor crisis global que ha provocado el sistema capitalista. Quién lo hubiera dicho…
Nos quedaremos sin techo 
Los ‘rojos’ nos iban a dejar sin casa al desmontar el concepto de propiedad privada. Todo sería del Estado. Pero, en España, tras sucesivos gobiernos del PPSOE, 5.600 desahucios al mes fueron ordenados por los juzgados en 2013. Viviendas que pasaron a manos de los bancos. Bancos que habían recibido dinero del Estado como parte de un rescate multimillonario. ¿Quién está dejando sin qué a quién?

Las empresas cerrarán
La falta de incentivos para el empresario en ausencia de libre mercado provocaría la debacle económica del comunismo, según los seguidores de la teoría del cálculo económico. No lo negamos, pero, en España, la crisis del sistema capitalista se ha llevado por delante 250.000 negocios. Eso sí, las empresas del Ibex rozaron los 20.000 millones de euros de beneficio en 2013. Igual se referían a eso…
La corrupción se apoderará del sistema
Si todo estuviera en manos de papá Estado, los líderes políticos encargados de tomar las decisiones estarían expuestos a la tentación constante de meter la mano en la caja. Eso con el capitalismo no pasa, ¿verdad? Qué va… Por lo menos en España. Nuestra única esperanza es que la corrupción sea de veras una enfermedad mental y consigan curarla.
Nos aplastará la censura
La editorial de El Jueves retira una portada para no tocar los borbones, el Gobierno – al parecer – cambia a su antojo la dirección de importantes medios de tirada nacional, la derecha mediática manipula sin pudor con sus portadas… Todo en orden. La censura es cosa de ‘rojos’. 

El Gran Hermano nos vigilará
¿Alguien ha dicho NSA? Vaya, los espías capitalistas nos tienen controlados como en los sueños más húmedos de Orwell. La tecnología – o, mejor dicho, las multinacionales tecnológicas – colaboran con el Estado – por gusto o por obligación, da igual – entregándole casi toda la información que poseen sobre nosotros (que no es poca). Y ojo con pensar que no nos afecta: nueve de cada diez personas a las que espió la NSA eran usuarios comunes, no objetivos sospechosos.
Adiós a la libertad religiosa 
Menos mal que el capitalismo ganó la Guerra Fría, porque los soviéticos estaban a punto de cercenar la libertad religiosa y obligarnos a ser ateos redomados. Gracias a la caída del telón de acero, países como España son estados aconfesionales en los que, eso sí, la Iglesia dicta leyes a los ministros. Si no a ver cómo se explica la reforma del aborto del señor Gallardón
Despreciarán la Cultura y reinará la mediocridad
Como los poetas y los pintores bohemios no hacen caja, la economía comunista (menuda contradicción…) los expulsa del sistema. No son productivos. Se suele decir del comunismo que sepulta la creatividad y desprecia la Cultura – con mayúsculas. El capitalismo tal como lo entiende el PP, sin embargo, la defiende… dejándola en manos del ministro de Hacienda. Salvo que hablemos de toros. Eso sí que es Cultura – con mayúsculas.
La burocracia será insoportable 
“No, esta queja aquí no la puede formular usted. Tiene que pasarse por la otra ventanilla, pero solo abre los martes y los jueves. Vuelva usted mañana”. Sí, esto sucede también en la España capitalista. Al menos en la España del papeleo. Quien lo probó lo sabe.
Pisotearán nuestros derechos
Esta sí que es buena. Mirad la valla de Melilla, mirad. Y, si no, mirad la sanidad, la educación, el sistema de pensiones… ¿No te lo crees? Pues el Consejo de Europa, que no es sospechoso de comunismo, dice que “las medidas de austeridad [sí, las de Merkel, que tampoco es sospechosa] socavan los derechos humanos”.

Via Publico.es


 

Leer más...

Las presiones de las electricas


Las eléctricas presionan a sus clientes para que acepten los nuevos contadores “inteligentes”

Como cuenta El Confidencial Digital y le hemos facilitado desde el Bufete Almodóvar & Jara, las compañías eléctricas están enviando cartas a sus clientes advirtiéndoles de que, si no permiten el acceso a los técnicos para sustituir sus aparatos por los nuevos contadores “inteligentes”, suspenderán el suministro.

El post se titula O cambia al nuevo contador eléctrico o le corto la luz y hace justicia a lo que están haciendo estas empresas. Para muestra un botón. Aquí tenéis íntegra una de las cartas de la compañía eléctrica Iberdrola a un cliente advirtiéndole del corte de la luz si no facilitan el cambio al contador de telegestión.
Podéis leer:
De impedirse nuevamente el acceso al equipo de medida en la próxima visita antes señalada, nos veremos obligados a resolver el contrato de acceso de su titularidad y en consecuencia, a suspender el suministro eléctrico“.
Parece una amenaza en toda regla.
La instalación de los nuevos contadores de telegestión, que emiten a distancia los datos de consumo (y otros más que pueden poner en riesgo la confidencialidad de los datos personales) preocupa a las eléctricas pues no van a la suficiente velocidad de cambio y eso que han recibido la ayuda gubernamental (el cambio de contadores se hace por decreto ley, sí o sí, vaya).
Las empresas, cita el confidencial:
no pueden esperar hasta 2018 para cambiar todos los contadores de golpe. El despliegue tiene que ser progresivo y hay realizarlo por zonas. Esa situación explica el envío de estas ‘cartas informativas a los clientes’, como denominan los escritos”.
Las eléctricas tienen que instalar más de 25 millones de contadores en toda España en los próximos cuatro años y el Ministerio de Industria ha exigido a las compañías que para finales de este año deben haber sustituido, al menos, el 35% de la cifra total.
Iberdrola, por ejemplo, tiene que llevar a cabo el cambio de 10 millones de aparatos. Hasta el momento, han instalado alrededor de 2,5 millones, según fuentes de la propia compañía. Al final de este año deberán haber sustituido, por tanto, un millón más como mínimo. Quizá sean las prisas las que les lleva a cometer el error de amenazar a sus clientes, los que mantienen a la empresa.
De manera maquiavélica, Iberdrola está desplegando estos días un ejército de comerciales (algunos llevan anuncios que entregan casa por casa buscando más mano de obra, como ha podido comprobar en persona quien esto escribe) para intentar “fidelizar” clientes ante el penúltimo cambio de tarifas aprobado el 1 de abril pasado.
Kafkiano: ofertan rebajas en el consumo a unos clientes a los que a su vez amenazan con cortar el suministro si no ceden al chantaje de los contadores “inteligentes”. Qué poco inteligente y cuánta falta hace abrir el mercado, que entre aire nuevo, que este sector no tenga lo que son en la práctica monopolios.
Via: www.migueljara.com
Leer más...

ENDESA, nueva tarifa ONE (online): más publicidad engañosa


He recibido un correo electrónico de ENDESA ofreciéndome su nueva tarifa ONE (online) con el siguiente título: “Ahorra con la Tarifa One y consigue un precio estable y un 10% en el fijo para siempre”. A continuación sigue: “la primera tarifa de luz 100 % online”. La oferta de esta tarifa es de un 10 % de descuento en el Término de Potencia para siempre y un 4 % adicional en el Término de Energía. A primera vista muchos usuarios pensarán que un 14 % de descuento en la factura eléctrica es un buen descuento. Pero esas aparentes ventajas para que abandones tu actual tarifa, especialmente si es la regulada (TUR) y te cambies a la nueva tarifa ONE te puede costar muy caro. Carísimo. Vamos a ver con detenimiento dónde están las trampas, pues nadie da nada por nada y menos las eléctricas, que se las inventan todas para seguir metiendo sus tentáculos en nuestros pobres bolsillos.
Un ejemplo más de la publicidad engañosa del oligopolio de las compañías eléctricas que engañan a los consumidores con su rebuscada y tramposa publicidad, que va destinada única y exclusivamente a obtener más beneficio y nunca en rebajarle el coste a sus clientes.
Veamos el conjunto de dibujitos y publicidad que me han enviado y analicemos lo que nos dicen:

1.- La primera tarifa de luz online
2.- Un precio siempre competitivo
3.- Sin compromiso de permanencia
4.- Un precio estable en el tiempo
5.- Para todos los consumos, mucho o poco

Vamos a analizar las informaciones siguientes para ver en qué quedan estos 5 puntos enunciados.

En primer lugar, ofrecen un 10 % de descuento en el Término de Potencia, para siempre. Un descuento del 10 % en una factura es, indudablemente, un buen descuento. Pedro analicemos qué supone el 10 % en este caso. Dice estar referido al Término de Potencia (contratada). Supongamos un domicilio normal, medio, con una potencia contratada de de 4,6 kW. Ese dato lo tenéis en la factura de la luz. Pues bien, habrá que aplicar ese descuento a esa potencia, de 4,6 kW. Actualmente, con las últimas subidas de este término, el coste es de 38,04 € por kW contratado y año. Si lo dividimos por 12 meses, nos dará 3,17 € por kW instalado, al mes. Como hemos dicho que en esta caso partimos de una potencia instalada de 4,6 kW, el coste de la potencia contratada será de 

     4,6 kW contratados X 3,17 € el kW contratado, al mes = 14,58 € al mes por este Término de Potencia Contratada.

Dice ENDESA que nos hacen un descuento del 10 %. El descuento serna pues de 14,58 X10 /100 = 1,45 € al mes.

¡Muchas gracias, ENDESA! Por ese extraordinario regalo de 1,45 € al mes. Son Vds. muy generosos!....Ah! ¿Qué hay más? Sí, claro, está el 4 % de descuento añadido en el Término de Energía (consumida). Vanos a calcular esta nueva y fabulosa oferta de ENDESA.

Pongamos una factura normal de la luz de 100 €. Aproximadamente el coste de la energía consumida es una media del 40 % del total del recibo, según dicen las propias eléctricas. Así pues en nuestro caso el descuento del 4 % se aplicaría sobre los 40 € del coste de energía, lo que significa un fabuloso descuento de 40 X4 /100 = 1,6 € al mes.

Entonces, sumando el extraordinario descuento sobre el Termino de Potencia, 1,45 € y el no menos fabuloso descuento sobre la energía consumida, de otros 1,6 € al mes, tendremos el grandioso ahorro ¡de 3,05 € al mes! Pero cuidado…no te hagas ilusiones de un desviento tan enrome, porque la letra pequeña dice que lo del termino de energía (1,6 € al ames) solo será válido durante el primer año. Luego te lo eliminan y te queda todavía el gran negocio; un ahorro de 1,45 € al mes… ¡Tienes para tomarte un café GRATIS cada mes! ¿No es fabuloso? ¿Qué te parece?. Pues sí,. eso, una tomadura de pelo o mejor, una estafa publicitaria.

Ya sé que te habías hecho a la idea de un descuento del 10 % más otro añadido del 4 % era importante, pero…

Sin embargo, no hemos terminado todavía. Pues ese café gratis cada mes, o bien dos o tres durante el primer año del fabuloso descuento, amigo lector, te va a costar muy caro. Leamos más cosas de las que dice ENDESA, como éstas:
"¿Cuánto dura el descuento?
El descuento del 10% en el término de potencia/fijo tiene una duración indefinida, y se mantendrá siempre que hagas uso preferente de los canales online.” 
Eso significa que el pírrico descuento de un café al mes se mantiene mientras no hagas consultas a ENDESA por teléfono y te conformes con las factura electrónica, ya que si ’haces gestiones personales o telefónicas, te eliminan el fabuloso descuento.
“Tengo el PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, anterior TUR). ¿Me interesa cambiar?
Sí, porque con la Tarifa ONE conoces el precio que pagas de antemano, evitando la incertidumbre de los precios variables del PVPC, que no se conocen hasta el momento de recibir la factura, y al ser un precio fijo, evitas las continuas variaciones que tiene el PVPC cada día.
Pues no, amigo lector, creo que no te interesa lo que te sugiere ENDESA. Primero vamos a aclarar esa nueva terminología que cada vez complica más lo que significa. Eso del PVPC es lo que antes se llamaba Tarifa de Último Recurso (TUR) que es la que tienen la inmensa mayoría de los hogares y pequeños comercios espadones (más de 16 millones). Esta es la tarifa regulada (CONTROLADA) POR EL GOBIERNO. Las eléctricas están obligadas a atenerse a lo que decida el gobierno de turno, no pueden subir el precio sin su consentimiento. Es, por consiguiente, una cierta garantía de que las eléctricas no subirán el precio por su cuenta lo que quieran y cuando quieran, que es lo que sucede cuando pasas al mal llamado “mercado libre” que es el tinglado organizado por las eléctricas para no matarse entre ellas por captar nuevos clientes robándoselos unas a otras. Por eso TODAS ofrecen lo mismo. Pero esas tarifas “libres” como la que ahora ofrece ENDESA con el nombre de ONE, es pasarte de la tarifa regulada (antigua TUR y ahora PVPC a otras no reguladas por el gobierno y pueden cobrar lo que les parezca, siendo del mercado libre. Por consiguiente, pasar a esta tarifa es perder la regulada con lo que quedas absolutamente en manos de la compañía para hacer lo que le venga en gana. 

En este caso de ONE, te ponen un precio fijo del kWh, que no fluctuará `por las subidas y bajadas del precio del mercado. Durante un año tienes siempre el mismo precio…. Pero…aclara ENDESA: “Pasado un año desde la contratación es posible que se revise el precio. Esto sucedería el 1 de abril o el 1 octubre de cada año.” En cualquier caso lo que no sabrás nunca es si ONE te hace que salgas ganando o perdiendo. Piensa un poco. Ese precio lo ponen las compañías eléctricas, que son las que no solo conocen el mercado y su evolución, sino que, además, lo controlan. ¿Y tú crees que van a ponerte un precio en el que ellas puedan perder dinero? Todo lo contrario: se curaran en salud y te cobrarán más de lo que ellos calculen que va a ser el promedio futuro. Por lo tanto, tienen la sartén por el mango. En resumen: te va a costar más caro y no tienes la posibilidad de la regulación o control del gobierno de turno sobre posibles subidas de las eléctricas. Meterse en ONE es meterse en la boca del lobo.

Cada uno de nosotros es libre de contratar con quien quiera y como quiera el suministro eléctrico. Pero es muy aconsejable no leer solo la publicidad, muchas veces engañosa, de las eléctricas. Hay que informarse y después tomar la decisión que más convenga a nuestros intereses o la que nos venga en gana. Pero sabiendo lo que contratamos, cosa que las eléctricas ocultan y disfrazan con sus ofertas de chicha y nabo, adornadas de grandes beneficios que, como hemos visto hoy, son nimiedades para que ellas, las eléctricas, sigan aumentando sus pingües beneficios con engaños
Via: http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com/
Leer más...

El Principe, un democrata?

Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata, entendería que ahora, en pleno siglo XXI, le corresponde poner fin a una institución obsoleta y antidemocrática como la monarquía para dejar paso a la soberanía popular. No basta con un referéndum en el que los ciudadanos podamos elegir si la monarquía continúa o no. Al igual que no votamos solo una vez en la vida para decir sí o no al presidente del Gobierno, sino que lo hacemos cada cuatro años, tenemos derecho a decidir a menudo -y no solo una vez- quién debe ocupar la jefatura del Estado. Eso es, al fin y al cabo, una de las esencias de la democracia.
Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata entendería que la existencia de un Jefe de Estado llegado a tal por herencia real y sanguínea, con privilegios espectaculares, es un residuo de épocas oscuras en las que a los ciudadanos se les imponía ser simples súbditos.

Ha dicho Juan Carlos en su discurso de abdicación, que “hoy merece pasar a primera línea una generación más joven”, como si el príncipe Felipe fuéramos todos los nacidos a finales de los sesenta o en los años setenta, como si representara a todo esa generación. Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata corregiría a su padre y le recordaría que él, el heredero, no es precisamente representante de una generación afectada por la precariedad, el desempleo, los recortes y el aumento de la desigualdad. Si lo fuera, habría renunciado a sus múltiples privilegios: su mansión, su abultado sueldo, su exigencia de ser tratado como alguien elegido casi por un dedo divino, ante quien el protocolo ordena tratar como a nadie.

Ha dicho hoy Juan Carlos que cuando comenzó su reinado se propuso “encabezar la ilusionante tarea que permitió a los ciudadanos elegir a sus legítimos representantes”, para a continuación hablar de heredero. No hay nada más incompatible con la elección de nuestros representantes que un heredero. Pensará quizá que una mentira repetida muchas veces terminará siendo considerada verdad. No está de más recordar las palabras que pronunció Juan Carlos cuando tomó posesión de su cargo:

 “¿Juráis por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las leyes fundamentales del Reino y guardar lealtad a los principios que informan el Movimiento Nacional?”, le preguntaron entonces, en el juramento.

“ Juro por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las leyes fundamentales del Reino y guardar lealtad a los principios que informan el Movimiento Nacional”, contestó Juan Carlos.

Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata, admitiría que durante el reinado de su padre los ciudadanos no pudimos elegir a todos nuestros legítimos representantes porque el Jefe de Estado fue asignado a dedo y durante estas décadas no nos dieron oportunidad de decir si queríamos que continuara en su cargo. 

Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata, admitiría que la herencia de su cargo se corresponde a una imposición que se remonta al golpe de Estado que acabó con la II República, democrática, para sembrar años de terror, represión y impunidad, que desembocaron, casi cuarenta años más tarde, en la designación de Juan Carlos como sucesor, efectuada por el propio dictador.

Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata, abordaría toda la historia prohibida y subterránea de este país, aquella que sitúa a España como el país del mundo con más desaparecidos -más de cien mil, aún-, tan solo superado por las cifras del horror de Camboya. Reconocería que la impunidad sobre la que se construyó la tan mitificada Transición tiene como base el olvido, la desmemoria, y el rechazo a la verdad, justicia y reparación para tantos ciudadanos que lucharon por la democracia y que fueron asesinados, perseguidos o represaliados por ello.

Democratizar la jefatura del Estado a través de un referéndum es un primer paso, pero no el último. La imaginada Tercera República no se limita a liturgias, insignias, cánticos y banderas. En el imaginario colectivo la Tercera República conecta con ese otro mundo posible, por el que lucharon nuestros abuelos y bisabuelos, en el que la soberanía popular no se reduzca a tan solo palabras huecas, en el que la Carta de Derechos Humanos de Naciones Unidas no resulte tan solo tinta sobre papel, en el que todos podamos disfrutar de una vida digna, con una vivienda, un trabajo y un sueldo dignos. La imaginada Tercera República no implica el rechazo a quienes piensen diferente, sino la voluntad de incluir a todos, sin las imposiciones a las que nos han sometido durante toda esta prolongada Transición.

Desear una III República no es solo decir basta a la Casa Real, impregnada de privilegios y casos de corrupción. Es también, y sobre todo, reivindicar una democracia realmente participativa frente a un modelo -el régimen del 78- que hasta ahora ni siquiera ha llegado a ser representativo. Es luchar contra un sistema que quita viviendas a la gente para dárselas a los bancos. Es combatir unas políticas que fomentan la desigualdad y permiten que los ricos sean más ricos mientras nosotros tenemos cada vez menos. Es defender un mundo en el que no se criminalice la protesta -derecho fundamental en una verdadera democracia-, en el que la economía esté al servicio de la gente y no de una elite. Es reivindicar otra forma de entender la política.

Y es también, por supuesto, que ninguna familia, ni siquiera la de la Casa Real, esté por encima de otra. Los principios de la Revolución francesa, Libertad, Igualdad y Fraternidad, siguen pareciendo hoy revolucionarios en esta España de la casta.

Pero el matrix que representa este régimen está empezando a rasgarse y somos muchos los que vemos ya que el rey del cuento está desnudo, por más que insista en que lleva el más innovador de los modelos confeccionados por un sastre.

Si el príncipe Felipe fuera un auténtico demócrata, renunciaría a eso que llaman “su herencia”, a sus privilegios, defendería rendición de cuentas y revocatorios para todos, incluido el jefe de Estado, bajaría al mundo de los mortales y se uniría a nosotros, para ser uno más e intentar, si lo deseara, trabajar junto con tantos otros por una democracia participativa y real. 
Via: Olga Rodriguez (Eldiario.es)
Leer más...